propósitos de año nuevo

CÓMO CUMPLIR TUS PROPÓSITOS

TUS PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO | El día 1 de enero es, para muchos, el día más típico del año para proponerse nuevas metas o mejores hábitos. Sin embargo, aunque todos nos sentimos muy motivados el día 31 pensando en que al día siguiente comenzaremos a cumplir nuestros propósitos, pocas personas llegan a alcanzar las metas que se pusieron. Hay quienes cada 31 de diciembre se preguntan por qué año tras año se encuentran repitiendo los mismos propósitos para el siguiente año nuevo, y no saben cuál es el motivo.

Es más, piensan que esta vez será diferente porque esta vez «sí sienten que lo van a conseguir». Pero una vez más fracasan. ¿Será que alguien les deseó el mal y por eso no llegan a donde quieren? ¿O quizás sea que lo han planteado de la forma incorrecta? Hoy vamos a ver cuáles son las razones por las que las personas no son capaces de conseguir sus propósitos de año nuevo. Qué es lo que las echa para atrás. Por qué tropiezan y no se levantan. Y finalmente, vamos a ver algunos consejos para que no llegues al próximo año con los mismos propósitos que tenías para este.

CADA AÑO HACEMOS NUESTROS PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO, Y AL SIGUIENTE VOLVEMOS A REPETIRLOS. ¿POR QUÉ NO CONSEGUIMOS ALCANZAR NUESTROS OBJETIVOS? ¿SERÁ QUE TENEMOS «MALA SUERTE» O QUE ESTAMOS PLANTEÁNDOLOS DE LA FORMA EQUIVOCADA? CONOCE LOS MOTIVOS POR LOS QUE NO HAS CONSEGUIDO LLEGAR A TUS PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO, Y ALGUNOS CONSEJOS PARA QUE ¡ESTE AÑO SÍ LOS CONSIGAS!

Entremos entonces en materia a ver cuáles son los motivos por los que las personas no consiguen llegar a sus objetivos de principio de año. Es posible que al día que nos encontramos, muchos ya hayan abandonado en sus propósitos, pero debemos saber que nunca es tarde para levantarnos de la caída y continuar hacia nuestra meta. ¿Estamos preparados para tomar las riendas?

¿QUÉ SON LOS PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO?

Muchas veces nos planteamos los propósitos de año nuevo como simples «deseos» que pedimos al año (como si el año nuevo tuviese algún tipo de poder mágico para conceder deseos). Y si llegamos a conseguirlos por un «golpe de suerte» bien, y si no, pues se lo pediremos al año siguiente.

La realidad es que, como ya te habrás dado cuenta si eras de las personas que «pedían deseos de año nuevo», los años no conceden deseos si tú no te pones las pilas. Por eso, vamos a dejar de ver la palabra «propósitos» de año nuevo como un sinónimo de «deseos»; y vamos a comenzar a verla como un sinónimo de «objetivos».

Si nos ponemos exquisitos y vamos al diccionario nos encontramos con que las dos primeras definiciones de la palabra propósito son:

  1. Ánimo o intención de hacer o de no hacer algo. 
  2. Objetivo que se pretende conseguir. 

Quedémonos, como dije, con la segunda definición. Es más exacta para lo que queremos realmente de un propósito de año nuevo, y es la definición que nos va a llevar a conseguir nuestros objetivos.

¡REGALO!

Al final del post podrás encontrar el modo de conseguir tu asesoría personalizada gratuita para poder cumplir tus propósitos de año nuevo!

¿QUÉ PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO SE SUELE PONER LA GENTE?

Si tenemos en cuenta la definición que hemos hecho de los propósitos, veremos qué fácil es identificar como un objetivo a los propósitos de año nuevo que se suele poner la gente. De hecho, si nos fijamos, es mucho más fácil relacionar estos propósitos con objetivos que con deseos.

Algo que tienen en común todos los propósitos de año nuevo que nos ponemos, es que requieren que nosotros hagamos un esfuerzo que no estábamos haciendo antes del 1 de enero. Si fuese fácil, no tendrías que ponértelo como propósito, simplemente lo harías. Seguro que nadie se pone como propósito de año nuevo ver la tele, dormir más, llevar una dieta menos saludable para poder engordar…

Estamos de acuerdo en que son cosas que requieren un esfuerzo, y cosas que realmente nos cuestan porque si no, simplemente las haríamos. Vamos a ver cuáles son los propósitos más comunes que se suelen poner las personas para comenzar el 1 de enero.

LOS PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO MÁS COMUNES

IR AL GIMNASIO

Comenzar a ir al gimnasio, o hacer ejercicio. Todos queremos llevar una vida más saludable, vernos mejor… Y para quienes celebran navidades, verse con los kilos de más después de las comilonas, resulta bastante doloroso.

MEJORA PERSONAL

Hay quienes se proponen cada año ser mejores personas. Ayudar más, ser más amables, más tolerantes,.. Bonito propósito ¿verdad?

DEJAR DE FUMAR

Dejar de fumar es otro de los propósitos más frecuentes. Quienes fuman, por lo general, no quieren tener ese hábito tan insano y maloliente. Por lo tanto, cada fin de año se la misma meta: dejar de fumar.

LEER

Para quienes suelen leer, leer más suele ser uno de los propósitos del nuevo año. Para quienes no leen, suele ser simplemente leer.

HACER DIETA

Ponerse a dieta es uno de los propósitos que más se solicitan. Si es uno de los tuyos, te recomiendo que visites este post acerca de la dieta del metabolismo acelerado. 

IDIOMAS

El propósito de aprender idiomas, especialmente de aprender inglés, es uno de los más recurrentes.

Estos son algunos de los propósitos de año nuevo más frecuentes. Como puedes ver, todos son de cambios de hábitos o acciones para mejorar. Es estupendo que las personas cada fin de año se propongan ser mejores personas los siguientes 365 días. El problema no es que se pongan malos propósitos. El problema es que se ponen buenos propósitos y luego los olvidan más o menos el día 6 o 7  de enero. Hay quienes aguantan más… Hay quienes duran hasta el día 15. Pero quienes no saben realmente cómo plantear de la forma correcta los propósitos de año nuevo, no llegan mucho más lejos.

[Tweet «Este año SÍ voy a cumplir mis #propositos de año nuevo!! #objetivos»]

¿POR QUÉ NO SE LOGRAN LOS PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO?

Las preguntas de oro en este post son «por qué no se logran los propósitos de año nuevo», y por supuesto, «cómo conseguir llegar a lograrlos este año». Ahora vamos a ver los motivos por los que muchas personas no consiguen lograr sus objetivos de año nuevo. En el siguiente punto, veremos cómo puedes lograrlos siguiendo los consejos que te voy a dar.

¿Estás listo para ver qué cosas son las que es posible que hayas estado haciendo mal los últimos años? Recuerda que este post está creado con una finalidad: que consigas tus propósitos (objetivos) este año. Por lo tanto, aunque reconozcas a continuación cuáles de las cosas has estado haciendo mal para que no las repitas, ¡no te desanimes! Una vez hayas reconocido tus errores, no te lamentes, sigue a los consejos y llévalos a cabo.

«DESEAR» EN LUGAR DE PONER OBJETIVOS

Como te dije al principio del post, lo primero que muchas personas piensan cuando hablan de propósitos de año nuevo es en deseos. «Desean» dejar de fumar. «Desean» salir a correr tres veces por semana. «Desean» pasar más tiempo con su familia. Como si un ente externo fuese a cambiar sus hábitos por arte de magia. Como si el año fuese una fuente de los deseos. Muchas personas desean y desean, y se quedan deseando. Ahí terminan sus propósitos de año nuevo.

DEJAR TODO EN MANOS DE LA «MOTIVACIÓN»

La motivación es muy importante para muchas cosas. Sin embargo, si dejamos que la motivación que tenemos por el inicio del año sea el único motor para conseguir nuestros objetivos, tendremos un problema. ¿Por qué? Porque muchas veces la motivación que tenemos en año nuevo no es una motivación real. Se esfuma. Como si fuese una velita que se consume y se apaga. Además, se apaga tan rápido que no nos da tiempo de tomar el hábito de hacer lo que debíamos hacer.

Por eso, el día 10 ya no nos acordamos de qué propósitos de año nuevo teníamos. La motivación se «apagó» el día 5 y no teníamos otro motor.

ENFOCAR LOS PROPÓSITOS DE FORMA NEGATIVA

Muchos expertos coinciden en que cuando las personas se ponen propósitos u objetivos, deben hacerlo enunciados en positivo. ¿Qué significa esto? Que en vez de decir «QUIERO DEJAR DE ESTAR GORDA» deberíamos decir «VOY A BAJAR DE PESO Y ESTAR DELGADA». En lugar de decir «NO QUIERO SER UN ANTIPÁTICO» deberíamos decir «VOY A SER MÁS SIMPÁTICO».

Si lo hacemos de la forma negativa, estamos volcando toda nuestra atención hacia estar gorda o ser un antipático. Y, por consiguiente, será lo que tendremos.

TROPEZAR Y ABANDONAR

Otro de los grandes errores que cometemos, es que a la primera que tropezamos porque somos humanos imperfectos, nos venimos abajo y decimos: pues para el año que viene.

Se me ocurrió un símil que quizás te sirva en esos momentos en que comes de más, no sales a hacer el ejercicio o te fumas un cigarrillo desafortunado: Si sales de tu casa porque quieres ir a casa de tu amiga y vas caminando por la calle y te tropiezas y caes al suelo ¿Qué haces? ¿Dices: «bueno, pues ya me caí. Mejor voy mañana a casa de mi amiga» y te regresas a tu casa? ¿O te levantas y sigues caminando hacia donde querías ir? En este caso la respuesta es bastante lógica, espero que lo recuerdes cuando tropieces con tus propósitos.

NO PLANIFICAR. NO EVALUAR

Existen propósitos de año nuevo que no requieren que hagamos una planificación. Por ejemplo, en el caso de dejar de fumar, no hace falta que planifiquemos. Simplemente hace falta que dejemos de fumar, y punto.

Sin embargo, hay otros muchos propósitos que sí requieren una planificación. Además, requieren ser específicos. Si queremos leer más, y solo decimos que queremos «leer más» sin hacer un plan de acción, lo más probable es que no consigamos el objetivo. Si decimos que «queremos hacer ejercicio» pero no ponemos unos días en semana para ello, siempre lo dejaremos para el día siguiente.

Y si no evaluamos con regularidad nuestros objetivos para ver por dónde vamos, probablemente no llegaremos a donde queríamos ir.

CONSEJOS PARA LOGRAR TUS PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO

Ya llegamos a lo más interesante. Sí, ya sabemos qué es un propósito de año nuevo, sabemos cuáles son los más frecuentes, y por qué no los has conseguido llevar hasta el final los demás años. Pero lo realmente importante es saber cómo puedes hacer para que este año sea diferente y consigas llegar al final satisfecho. ¿Estás preparado para conocer los consejos que harán que este año sea diferente? Los propósitos de año  nuevo no serán lo mismo después de esto.

OBJETIVOS CLAROS

Los propósitos de año nuevo deben ser objetivos de año nuevo. Y para que algo se convierta en un objetivo debe ser claro, se debe poder medir y evaluar si se está consiguiendo, o no. No se puede conseguir un objetivo si no se sabe en qué punto ya se consiguió.

Si estamos ante un propósito como el de dejar de fumar, el objetivo es evidente: no fumar más. Sabemos que si fumamos, no estamos cumpliendo con el objetivo, y que cuanto más tiempo estemos sin fumar, más acorde estaremos con el objetivo final.

Si el objetivo tiene que ver con la lectura y ya el año pasado leímos 6 libros, y este año queremos aumentar, podemos decir: Este año quiero leerme 12 libros. Sabremos que si llegamos a los 12 libros, habremos cumplido el objetivo del año.

OBJETIVOS ALCANZABLES

Los objetivos que pongamos para el año nuevo deben ser alcanzables. Poner un objetivo que no seremos capaces de conseguir por mucho que nos esforcemos, no nos hará crecer, sino decrecer. Siguiendo con el ejemplo de la lectura, si el año pasado nos leímos esos mismos 6 libros, quizás decir que este año queremos leer 50 libros sea pasarse de la raya.

El incremento de un año para otro debe ser el que seamos capaces de asumir. Si la meta es demasiado exagerada, sabremos de antemano que no podemos llegar a ella y no haremos un esfuerzo.

SIMPLIFICAR Y EVALUAR NUESTROS RESULTADOS

Cada cierto tiempo, debemos evaluar cómo nos va con respecto al objetivo que tenemos para el año. Podemos hacerlo cada mes, cada semana o cada trimestre. A mi personalmente me gusta hacerlo de forma trimestral.

Siguiendo con el mismo ejemplo para no liarnos. Si hemos dicho que este año  había que leer 12 libros, sabremos que aproximadamente debemos leer 1 libro cada mes. Si en nuestra evaluación del primer trimestre vemos que no hemos leído sino 1, debemos apurar para los siguientes meses y reestructurar el objetivo.

Para poder evaluar nuestros resultados cada mes o cada tres meses, debemos simplificar el objetivo: dividirlo en pequeños trozos. Podemos realizar un plan de acción dividiendo el objetivo. En el caso de los libros, 12 al año son 1 al mes. Dependiendo de cuál sea tu objetivo, podrás simplificarlos de diferentes maneras.

CUALQUIER ESFUERZO ES MEJOR QUE NINGUNO 

Algunas veces caemos en el error de decir: si no puedo conseguirlo, ni lo intento.

Siguiendo con el ejemplo de la lectura, imagina que has simplificado tu objetivo de los 12 libros hasta darte cuenta de que cada día debes leer 20 páginas. Pero hoy tuviste muchos imprevistos y no conseguiste el tiempo que necesitas para leer tus 20 páginas. ¿Debes dejarlo para el día siguiente? ¡NO! Cualquier esfuerzo es mejor que ninguno. Si hoy no puedes leer 20, lee 5 o 10. Las que puedas.

Si no puedes hacer el 100%, haz lo que puedas. Serán pasos hacia tu objetivo, que aunque no sean tan grandes como tú pretendías, te acercarán a la meta.

CONOCE TUS RAZONES

Cuando hablamos de las razones por las que las personas no consiguen sus objetivos de año nuevo, una de ellas era que dejan todo en manos de la motivación del momento. La motivación espontánea que nos ocurre a principio de un nuevo año, es estupenda. Sin embargo, como dijimos, se apaga. Si el único motor de nuestro objetivo es esa motivación, tendremos un problema. Por ello, conocer las razones por las que queremos realizar los objetivos, se puede convertir en un mejor motor a largo plazo.

Son muchos los puntos en los que te puedes concentrar si quieres hacer que tu objetivo se consiga. Agárrate de esos motores, para que la motivación del principio sea solo el motor de arranque, y tus razones reales te hagan caminar hacia la meta.

PENSAMIENTOS QUE TE PUEDEN AYUDAR

En lugar de pensar a corto plazo, en los tres primeros días que tendrás la motivación, piensa a largo plazo: cómo te levantarás por la mañana sin tos, cómo podrá oler tu casa mucho mejor de lo que huele ahora, cómo podrás hablar con la gente sin echarle esa peste a tabaco en la cara,…
No pienses en que hoy o mañana no podrás comerte la hamburguesa o la pizza que tanto te apetece. Piensa en cómo podrás sentirte más ligero, cómo podrás subir unas escaleras sin llegar arriba asfixiado y con la lengua a tres metros de la boca, cómo te verás de bien cuando te mires al espejo y digas “que buena me puse”,…
En ocasiones ocurrirá que los buenos propósitos de mejora personal como ser más agradable, más paciente, más simpático, etc. se tambaleen por alguna situación. En esos momentos piensa ¿quiero ser la misma persona esclava de sus instintos? ¿o realmente quiero convertirme en una persona mejor? Seguro que si te tomas 4 segundos para pensarlo cuando te venga un brote de tu “antiguo yo”, te será más fácil continuar.
En lugar de pensar en lo pesado que te puede resultar leer ese día, o en que podrías estar mejor y más cómodo viendo la tele, piensa en los beneficios que te traerá leer ese libro. A mi me sirve saber cuál será el siguiente libro que me leeré, y “obligarme” a terminar uno para empezar el siguiente. Piensa en todo lo que aprenderás. Piensa en la persona que serás dentro de unos meses cuando te hayas leído todos los libros que quieres. No serás la misma persona. Si eliges correctamente los títulos te convertirás en alguien mejor.

 

CUMPLE TUS PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO Y NO LOS PROCRASTINES MÁS

En este artículo has podido ver qué son los propósitos de año nuevo y cómo los puedes plantear: como objetivos en lugar de como deseos. También hemos podido ver cuáles son algunas de las razones por las que muchas personas no logran llegar al final en sus metas de año nuevo. Finalmente has aprendido algunas directrices que puedes seguir para que tus propósitos de año nuevo se cumplan a partir de ahora.

Recuerda que ya tienes la información, pero ahora debes tomar las riendas de tu vida y aplicarla. Cualquier consejo que no se aplica, no sirve para nada. Te recomiendo que guardes este post y que lo revises a lo largo del año para ver si has seguido tu camino o te has desviado.

Si te ha resultado útil esta información, no seas egoísta. No te la guardes solo para ti. Comparte con tus conocidos o en tus redes sociales este post y el vídeo que puedes encontrar aquí, para que quienes no se han podido beneficiar de esta información lo hagan. 

REGALO! 

Entre los suscriptores del blog, estaré regalando una asesoría gratuita de ayuda para cumplir sus propósitos de año nuevo! Para poder tener la asesoría, simplemente envíame desde el correo con el que te has suscrito al blog, un e-mail a asesoriagratuita@beeiixmartin.net 

En el e-mail contesten las siguientes preguntas: 

  • ¿Cuáles son tus propósitos para este año?
  • ¿Son los mismos propósitos del año pasado, o son nuevos?
  • ¿Tienes un plan de acción para llevar a cabo tus propósitos?
  • ¿Por qué es importante para ti realizar este año esos propósitos?