inteligencia emocional

7 EJERCICIOS QUE MEJORAN TU INTELIGENCIA EMOCIONAL

¿Eres una persona que sabe mantener sus emociones bajo control? ¿O son tus emociones las que toman el control de ti?

En el colegio nos enseñan matemáticas, lengua, física… Pero pasan por alto enseñarnos algo que será mucho más importante en nuestra vida: la inteligencia emocional.

La verdad es que, si hay algo de lo que adolecen la mayoría de las personas es de inteligencia emocional. Saber controlar tus emociones es algo fundamental y, en este artículo, vamos a hablar de ello. 

Gestionar las emociones no es fácil, pero merece la pena

Tener una buena salud física es importante. Pero en ocasiones nos olvidamos de la salud mental y la emocional, igual de importantes. 

Como sociedad, prestamos mucha atención a alimentarnos bien, a hacer deporte, a tener un cuerpo sano… Y dejamos de lado tener equilibrio emocional, muchas veces ignorando incluso “qué es eso”. 

Si eres una persona que se deja llevar todo el tiempo por las emociones, nunca serás capaz de gestionar tu propia vida. 

No podrás tener una relación sana, no podrás tener un trabajo o un negocio fructífero, y no tendrás resultados en ningún aspecto. ¿Sabes por qué? 

Porque tus emociones fluctúan constantemente. 

Si dejas que te controlen, ocurrirá que “no te apetezca” trabajar y no trabajarás; o que, por “seguir tu corazón”, te pases la vida saltando de relación en relación.

¿Es eso lo que quieres para tu vida? ¿Pasarla reaccionando a todo lo que ocurre, sin tener autodominio? Estoy segura de que no.

Por eso, en este artículo, te voy a hablar de 7 acciones que puedes llevar a cabo y que benefician a tu inteligencia emocional.

7 acciones que mejoran tu inteligencia emocional 

Las siete acciones de las que voy a hablarte no son difíciles de realizar. Pero sí requieren de cierta autodisciplina. Toma nota de las acciones que mejorarán tu inteligencia emocional y, sobre todo, ¡llévalas a cabo! 

Identifica tus emociones y su origen

Todas las emociones tienen un origen y una razón de ser. Muchas personas tienden a pensar que las emociones las toman como “por sorpresa”. 

Y, aunque aspectos como los niveles hormonales pueden influir en nuestras emociones, lo más común es que vengan de la mano de un pensamiento. 

Es importante que sepas identificar cuál es la emoción de un momento dado. Muchas veces, no somos capaces de identificarlas y, si no lo somos, menos capaces seremos de manejarlas. 

Los seres humanos tenemos cuatro emociones principales: alegría, tristeza, enfado y miedo. 

Cuando detectes cuál de estas cuatro es la emoción principal, indaga para determinar qué matiz es el que estás sintiendo. 

Si crees que sientes enfado, sigue indagando. ¿Es decepción?, ¿es rabia?, ¿es rencor?, ¿es ira?, ¿es impotencia?… 

Detecta la emoción real y, una vez la hayas identificado, busca su origen. 

¿Qué pensamiento te llevó a sentir eso? Identificar esto te ayudará a conocer tus emociones y sus desencadenantes. 

De esta forma, la próxima vez que pienses en eso, sabrás que si sigues sumergiéndote en ese pensamiento llegarás a sentir enfado. En ese caso, podrás parar el pensamiento antes de que llegue la emoción. 

Escribe lo que sientes

Escribir lo que estás sintiendo es muy útil. Sobre todo cuando se trata de sentimientos negativos muy intensos. 

Si sientes un gran enfado o estás muy triste, lo mejor que puedes hacer es “desahogarte en un papel”. 

Antes de tomar cualquier decisión, o antes de llevar a cabo una acción de la que te puedas arrepentir, para y ponte a escribir lo que sientes. 

Sé lo más específico que puedas. Explica cada una de las razones por las que te sientes tan mal. Tómate el tiempo de pensar en los motivos y explicarlos en profundidad. 

Este ejercicio tan “simple” puede hacer que se difuminen esos sentimientos negativos. 

Créeme. Te sentirás mucho mejor cuando acabes. Es posible, incluso, que te des cuenta de que la situación no era “para tanto”.

❀ Para este ejercicio, es mucho más recomendable que escribas de tu puño y letra que en un dispositivo electrónico. ❀

inteligencia emocional

Mantén la calma 

No siempre tienes papel y boli para escribir todo lo que sientes. 

Por lo tanto, cuando estés en un momento en que piensas que vas a perder el control de tus actos, mantén la calma. 

Algo tan simple como cerrar los ojos, respirar y contar hasta 10, puede marcar una gran diferencia. 

La mayoría de los problemas que tenemos los seres humanos se podrían solucionar si las personas se tomasen diez segundos para hacer este simple ejercicio. 

Estúdiate a ti mismo

No hay mejor manera de ganar inteligencia emocional que conocerte a ti mismo y tus emociones, reacciones y patrones. 

Toma tiempo para estudiar tu manera de comportarte. ¿Tienes patrones de conducta? Si es así, identifícalos para poder modificarlos. 

Conocer tu temperamento dominante puede ayudarte en la tarea de conocerte a ti mismo. Te recomiendo que leas mi artículo sobre los temperamentos para identificar cuál es el tuyo, sus debilidades y fortalezas. 

Dedica tiempo a meditar en tus emociones

Como ser humano, es muy probable que tengas patrones de conducta en cuanto a las emociones. 

Toma el tiempo de sentarte a pensar en esos patrones. ¿Cómo has sido en relación a tus emociones a lo largo de tu vida? 

Por ejemplo, ¿eres una persona impulsiva, que toma decisiones emocionales? Si es así, es posible que no te haya ido muy bien. 

Piensa en tu trayectoria emocional e identifica lo que te gustaría mejorar. 

Evita el victimismo 

Tengas el temperamento que tengas, debes evitar a toda costa convertirte en una persona victimista. Y, si ya lo eres aunque sea un poco, cambia de actitud. 

El victimismo no le hace nada de bien a tu salud emocional. De hecho, ser una persona victimista puede llegar a decrecer tanto tu autoestima que sientas que no vales nada. 

En lugar de pensar que los demás tienen la culpa de todo lo malo que ocurre en tu vida y que tu eres “la pobrecita que no puede cambiar su situación”, toma las riendas. 

Tu vida es tuya y nadie puede vivirla por ti. Por lo tanto, crece y toma la responsabilidad que te pertenece. 

Créeme. Se vive mucho más feliz cuando eres consciente de que puedes cambiar tu situación y mejorar, que cuando te crees “víctima del cruel destino”. 

Pide el feedback de otros 

Todos tendemos a pensar que somos mejores de lo que realmente somos. Por norma general, y por mera supervivencia emocional, no creemos que somos malas personas. 

Y esto está bien, por una parte. Pero puede que necesites el comentario de alguien más para tener una perspectiva realista de ti mismo. 

Puede que tú creas que eres una persona emocionalmente equilibrada y que trata a las demás con amor y respeto. Pero, ¿piensan lo mismo las personas que conviven contigo? 

Pregúntales qué piensan de ti en cuanto a tu inteligencia emocional. 

Este puede ser un estupendo ejercicio para conocer cómo te ven los demás y qué aspectos puedes mejorar. 

¡Tú puedes mejorar tu inteligencia emocional! 

No dudes nunca de que tu inteligencia emocional es como un músculo, en cuanto a que la puedes ejercitar. 

Las personas no nacemos emocionalmente inteligentes. Y, dado que todos somos imperfectos, siempre tendremos algo que mejorar. 

Pero, en lo que llega el momento en que seamos perfectos… ¿Qué te parece si vamos entrenándonos a ser la mejor versión de nosotros mismos? 

¡Dime en los comentarios qué te ha parecido el post! Y compártelo con quien creas que lo necesita 🙂  

¿No te gusta leer? ¡7 libros que no te puedes perder!

¿Te gusta leer libros? Tanto si responde sí, como si respondes no: no te puedes perder este post!

10 CONSEJOS PARA TENER UNA RELACIÓN FELIZ Y DURADERA

¿Te gustaría saber cómo puedes mejorar tu relación de pareja? Te doy 10 tips que pueden salvar tu relación

El cambio: 6 aspectos positivos de cambiar

¿Sientes que tu mundo se desmorona cada vez que algo cambia? Te cuento 6 aspectos positivos del cambio!!

Phubbing ¿Qué es? | Apps para la adicción al móvil

¿Sabes lo que es el «phubbing»? Puede que lo hagas a diario. Te cuento todo lo que necesitas saber sobre este fenómeno cada vez más extendido

¿QUÉ ES EL NEUROMARKETING?

¿Sabes qué es el «neuromarketing» y cómo lo utilizan las empresas para que compres más productos de los que necesitas?

Por qué necesitas dejar de preocuparte

¿Te preocupas demasiado? Hablemos sobre las razones para dejar de preocuparte tanto y cómo conseguirlo

¿Qué es el mangostán y por qué deberías conocerlo?

Desde hace más de cinco años tomo zumo de mangostán y en este post te cuento mi experiencia, sus beneficios y todo lo que debes saber…

INTELIGENCIA FINANCIERA

¿Sabes qué es la Inteligencia Financiera, para qué sirve y por qué es vital que la adquieras? Te lo cuento todo al respecto

Ahorrar en tu compra | #AhorroCompra

¿Crees que te gastas demasiado dinero al mes en tu compra? ¡Te doy algunos consejos para que ahorres al máximo!

OLORES QUE TE TRANSPORTAN AL PASADO

¿Alguna vez te ha pasado que un olor te transporte a tu infancia? Los olores pueden hacer eso. ¿Te gustaría saber por qué?