Relaciones

¿Qué hago si mi pareja y yo no somos compatibles?

¿Estás empezando a verle todos los defectos a tu pareja y crees que habéis dejado de ser compatibles? ¿Pensando en divorciarte? 💔 ¡Ponte las gafas del amor! 😍

¿Es normal que no nos gusten las mismas cosas? ¿Por qué discutimos tanto? ¿Será que no somos compatibles y deberíamos divorciarnos? 

Llevo mucho tiempo queriendo hacer este artículo. En muchos blogs se trata este tema de una manera bastante ligera y que yo personalmente considero bastante inadecuada. 

La mayoría de los artículos que he visto sobre este tema se centran en la premisa siguiente: ¿has notado que no te gustan las mismas películas que a tu marido, o que no corresponde al 100 % con tu lista de cualidades del hombre perfecto? ¡No permitas que esta situación te impida ser feliz! ¡No trates de solucionar algo que no tiene remedio! ¡Déjalo ya, antes de que seas vieja y fea, y busca a otro que sí cumpla al 100 % con tus expectativas! 

Después de leer este tipo de artículos con ideas tan maduras y positivas, siempre me digo lo mismo: ¿De verdad esta es la clase de consejos que dan los profesionales? Pues, como se dice en mi tierra: ¡guárdame una cría! 

Yo no soy una experta. Así que te voy a hablar de mi propia experiencia y de la manera en la que nosotros gestionamos nuestras propias “incompatibilidades en la pareja”. Así que, si quieres ver otro punto de vista, que no te invite a bajar los brazos, romper tu matrimonio y abandonar a tu marido o tu mujer para buscar otra persona igual de incompatible, sigue leyendo. 

¿Qué significa para ti ser incompatible con tu pareja?

Creo que el primer paso para saber si realmente eres compatible o no con tu pareja es pensar en qué significa eso para ti. 

¿Ser incompatible significa que no os gustan las mismas cosas? ¿Que tenéis personalidades diferentes? ¿Que vuestras costumbres son distintas? 

En muchos blogs se habla de este tipo de “problemas” como si fuesen irreconciliables, y motivos de peso para romper cualquier matrimonio y buscar a otra persona. Pero, si estas cositas son las que están rompiendo tu matrimonio, ¿qué te hace pensar que vas a encontrar a alguien con quien no sufras el mismo “problema”? 

Siendo realistas, nos damos cuenta de que no hay dos personas en el mundo que sean completamente iguales. Por lo tanto, no vas a encontrar a una persona con la que compartas personalidad, gustos y costumbres. 

Además, ¿no crees que sería muy aburrido, y hasta un poco raro, haberte casado con alguien exactamente igual que tú? 

Si las incompatibilidades son del tipo “a él le gusta la montaña y a mí la playa”, “a él le gusta salir a correr y yo me mareo solo de pensarlo”, “él es muy callado y a mí me encanta hablar”, “ella se despierta siempre tempranísimo y yo no soporto madrugar tanto”…

Puedes tener claro que siempre tendrás esta clase de “problemas” con cualquier persona, porque ninguna será como tú. Así que si quieres tener una relación saludable, tienes que aprender a vivir con esta realidad. 

¿Crees que no eres compatible? ¡Prueba esto!

Si sigues creyendo que por estos motivos, o por otros, eres incompatible con tu pareja y deberías separarte, se me ocurren algunos puntos que puedes tener en cuenta. Prueba a hacer esto y en unos meses estoy segura de que notarás alguna diferencia. 

Cede de vez en cuando y ¡quizás te sorprendas!

Es posible que no te guste nada ver la NBA y tu pareja sea un forofo del baloncesto. ¿Sería tan insufrible ver algún partido con él para acompañarlo en sus hobbies? ¡Igual descubres que te encanta! 

Experiencia personal: a mí no me gustaban los coches más de lo necesario, y nunca había visto programas como Top Gear, o su sucesor The Grand Tour de Amazon Prime Video. En 2016, le di una oportunidad a Top Gear una tarde que mi marido lo estaba viendo. ¡No solo me gustó, sino que me encantó! Ahora nos encanta ver juntos a estos tres señores ingleses probando coches y viviendo aventuras. 

Haz el esfuerzo de interesarte por las cosas que le gustan a tu pareja, y puede que descubras que a ti también te encantan. Y, en el peor de los casos, le habrás demostrado a tu pareja que te esfuerzas por pasar ratos juntos, y puede que él haga lo mismo con alguno de tus hobbies. 

Piensa que él no es perfecto, pero tú tampoco

Muchas veces pensamos que la forma en la que nosotros hacemos las cosas es la mejor, y que no existe ninguna otra válida. Pero, ¿y si resulta que sí existe? Puede que tu pareja no haga las cosas como te gustaría que las hiciera porque pienses que tú lo harías mejor. ¿Y si no es así? 

Puede que, gracias a su forma diferente de ver el mundo y de hacer las cosas, descubras que hay formas mejores de hacer eso que llevas años haciendo. Si ya sabes que tu pareja no es perfecta, date cuenta de que tú tampoco lo eres. 

Sé realista y sigue esforzándote

Muchas parejas se casan con una idea en la mente de cómo es la otra persona y, cuando pasan algunos meses o años, se dan cuenta de que la idea que tenían no es la realidad. 

Si eres realista desde el noviazgo, podrás detectar las cosas en las que sois diferentes y, si estas son realmente graves, cortar la relación en el momento apropiado. 

Pero si ya te has casado e, incluso, has formado una familia, es momento de seguir esforzándote. Puede que veas algunas cosas que no te gustan en tu pareja, pero si son simples incompatibilidades como las que hemos visto, no tires la toalla. Sigue esforzándote por cumplir con lo que prometiste y hacer crecer ese amor. 

Como dije en un artículo anterior, el amor no aparece de repente y te ataca. Es algo que hay que construir día a día. 

Cambia el enfoque de tu relación

Si al pensar en tu pareja solo te vienen a la mente las cosas que os hacen incompatibles, ¿por qué no cambias el foco? 

Deja de enfocarte en lo que os distingue y os separa, y empieza a prestar más atención a las cosas que os unen. 

Un truco que he leído y que te puede funcionar es el siguiente: 

Escribe en una hoja todo lo que te gusta de tu marido, o de tu mujer. Haz una lista de las razones que te hicieron enamorarte y de las razones por las que lo amas ahora. Escribe sus virtudes, todas las cosas buenas que hace cada día y todo lo bueno que se te ocurra acerca de él. 

Cuando termines, haz una lista con las cosas que os diferencian y por las que crees que sois “incompatibles”. 

Puede que, después de hacer esas dos listas, te des cuenta de que las diferencias no son tantas, y que si te casaste con esa persona fue por todas las virtudes que tiene, y que probablemente sean muchas. 

Y si no eres compatible con tu novio… ¿Qué puedes hacer?

Cuando tienes una pareja que todavía no se ha formalizado, es el momento de ver los defectos de verdad en la otra persona. He conocido muchos jóvenes, y probablemente yo haya sido una de ellas, que tienden a cegarse a los defectos de la otra persona. 

Pero es en el noviazgo cuando hay que tener los ojos bien abiertos. Ver qué clase de persona es con la que estás saliendo. Conocer sus virtudes y, más importante, saber bien cuáles son sus defectos. 

Aunque es difícil, sobre todo si eres joven, trata de ver a tu novio o tu novia con la mayor objetividad posible. 

Por otro lado, trata de ser lo más sincero posible en tu forma de ser. No intentes parecer otra persona, muéstrate tal y como eres. 

Si en el noviazgo encuentras defectos que no podrás soportar en un matrimonio, el momento de dejarlo es ahora. No sería para nada inteligente esperar a estar casado y tener una familia para decir “no somos compatibles” y romper ese matrimonio. 

En tu matrimonio, ponte las gafas del amor

Las gafas del amor te ayudarán a ver tu relación desde otro punto de vista. 

Si crees que no eres compatible con tu pareja porque sus defectos son demasiado graves para ti, ponte las gafas del amor. 

Con esas gafas podrás ver en esa persona con la que te acuestas y te levantas todos los días las virtudes que realmente tiene. 

Con las gafas del amor te darás cuenta de que el mal humor de por las mañanas, o esa forma rara que tiene de bostezar, no son nada en comparación con todo lo bueno que es capaz de darte. 

 

¿Y tú qué opinas? ¿Crees que las diferencias en la relación pueden ser un motivo para dejar un matrimonio? ¡Estaré encantada de leer tu respuesta en los comentarios! 

Bea Martín

Hola, soy Bea! Mi pasión -y mi profesión- es escribir. También me encanta el mundo audiovisual, la fotografía, hacer crochet y el snorkel. Este es mi blog, donde me expreso e intento ayudar a otros a mejorar su vida en sus diferentes facetas.

Esta web utiliza cookies