hambre emocional vs hambre fisica

Hambre emocional vs. hambre fisiológica

❝😳 ¿Sabes distinguir el hambre “de verdad” del hambre “de mentira”?✅ Mantener tu peso saludable depende en gran parte de esta distinción❞

Tiempo de lectura 3:10 min.

El hambre nos impulsa a comer. Es la forma que tiene el cuerpo de amenazarte diciendo: “¡oye, tú! ¡dame comida o me muero!” Y lo ideal sería no sentir ese rugir estomacal en ningún momento del día, porque eso significaría que estás bien alimentado.

Pero, ¿te pasa que tienes hambre varias veces al día, aunque hayas comido suficiente? Te hablo de esa sensación de que si no comes enseguida, te vas a volver loco. ¿Te ha pasado alguna vez? 

Pues, para que no sucumbas el 100 % de las veces, tienes que saber un secreto: hay un hambre de verdad y un hambre de mentira y, en parte, tener un peso saludable depende de saber distinguir ambos tipos. 

✅ Hambre de verdad

Te hablo de hambre de verdad cuando se trata del tipo de hambre que tienes porque no has comido, o no has comido lo suficiente. Esta es una sensación natural que tu organismo te hace tener cuando le hacen falta nutrientes. 

Identificar este tipo de hambre no es demasiado difícil. Todas las personas la hemos sentido y es normal y habitual llegar a la siguiente comida del día con algo de “gasusita”. 

¿Cómo la puedes identificar? El hambre fisiológica, es decir, el hambre “de verdad” se caracteriza por lo siguiente:

🔷 No llega de repente. Es una sensación gradual, que va de menos a más. 

🔷 No necesita ser satisfecha inmediatamente. Puedes esperar un rato hasta comer y no parece que te vas a morir por el camino. 

🔷 No es un hambre de alimentos concretos, sino que se puede satisfacer con muchas alternativas. 

🔷 Al terminar de comer, no te produce sensación de culpa ni otros sentimientos negativos. 

🔷 Cuando te sacias, desaparece. 

Si el hambre que tienes responde a estas características, ¡COME! Tu cuerpo te está pidiendo nutrientes para poder funcionar y no es bueno que lo ignores. 

⛔ Hambre de mentira

El hambre de mentira es un poco más difícil de diferenciar. Además, existen dos tipos: cuando no es hambre sino sed y cuando es hambre emocional.  

🥤 Hambre por sed

En el primer caso, puedes solucionarlo antes de que aparezca: bebe agua de manera regular. Si te mantienes correctamente hidratado, el “hambre por sed” desaparecerá. 

¡OJO, CUIDAO! Algo muy interesante de la sed es que se suele presentar como un tipo de hambre que te exige alimentos dulces. ¿Tienes antojo de bollos o chocolate? Prueba a beber agua antes de empezar a darle al azúcar. 

🥞 Hambre emocional

Con el hambre emocional la cosa se complica un poco. Pero, ¡tranqui! tambié puedes hacerla desaparecer. 

El hambre emocional también es natural y habitual, pero esto no significa que sea buena. En realidad, es un escape psicológico a una emoción que no te gusta. Tu cuerpo busca volver a sentirse bien y sabe que una forma de conseguirlo es con una liberación hormonal rápida a través de los alimentos. 

Este tipo de hambre es muy peligrosa y suele ser la responsable de gran parte de los problemas de obesidad que tenemos en el mundo. ¿Cómo puedes identificarla para no caer en ella? 

🔶 Aparece de repente. No es gradual como la fisiológica. 

🔶 No se satisface de cualquier manera, ya que exige alimentos concretos. Eso que solemos llamar “antojos”. 

🔶 No puede esperar para ser satisfecha. Exige que te comas ese bocadillo de pollo o esa hamburguesa ¡YA!

🔶 Cuando terminas de comer, te sientes mal. Puedes tener sentimientos de culpa y otros pensamientos negativos.

🔶 No desaparece cuando has comido suficiente para estar saciado. Así como aparece de repente, no se va fácilmente. 

😨 ¿Cómo dejo de tener hambre emocional? 

Aprender a controlar los impulsos que te llevan a comer de forma impulsiva es muy importante. No solamente es fundamental para tu salud física y tu peso saludable, sino también para tu salud emocional y tu autoestima. 

Tu estado de ánimo y tu autoimagen pueden verse muy perjudicados si sucumbes constantemente ante el hambre emocional. ¿Cómo puedes evitar caer en este tipo de hambre? 

✅ El primer paso ya lo has dado: saber distinguir la sed, del hambre fisiológica y emocional. 

✅ Estructura tu alimentación. Si te alimentas bien, desayunando, comiendo y cenando lo suficiente, además de tomando algún tentempié sano durante el día, tendrás claro que el resto del «hambre» es ficticia. 

Dedica tiempo a conocerte. ¿Qué situaciones desencadenan normalmente tu hambre emocional? Puede que necesites pedir ayuda para saber cómo gestionar ese tipo de situaciones sin acudir a la comida. 

✅ Haz deporte. Hacer deporte libera hormonas de la felicidad y te ayuda a eliminar el estrés. Mediante el deporte, puedes hacer que desaparezcan esos sentimientos negativos que te impulsan a comer.  

Mejora tu relación con la comida. Este quizás sea el punto más importante de todos. Debes aprender a comer de forma equilibrada y saludable y no solo cuando estás «a dieta». Hacer que esto se extienda en el tiempo. Así, en vez de hacer una dieta para perder peso cada dos o tres años, comerás sano todo el tiempo. Puede parecer difícil, pero quizás te ayude aprender a hackear tu fuerza de voluntad↗️ 

💬 ¿Te has quedado con hambre?

¿Te has quedado con hambre de información? ¿Tienes alguna pregunta que quieras satisfacer? ¡Puedes aportar tu granito de arena o dejar tu pregunta en los comentarios! 💬 ¡Estoy segura de que tanto yo como los demás lectores del blog estaremos encantados de leerte! 

Autora: Bea Martín

Hola, soy Bea! Mi pasión -y mi profesión- es escribir. También me encanta el mundo audiovisual, la fotografía, hacer crochet y el snorkel. Este es mi blog, donde me expreso e intento ayudar a otros a mejorar su vida en sus diferentes facetas.

Posts Relacionados

¡Deja tu comentario!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.